Medio Ambiente

El medio ambiente debe ser considerado como parte integral y armónica del conjunto de tareas que garanticen el desarrollo sostenible de un país como Paraguay (Molinas 2006).

El problema de la sostenibilidad es en el fondo un problema de desarrollo, de erradicación de la pobreza, de educación colectiva, de mentalidad y hábitos sociales, de cultura política, de mecanismos institucionales que incorporen la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones, de nuevas formas de producir y de consumir, de equidad y cooperación en las relaciones internacionales, se trata, en suma, de colocar al ser humano en el centro de nuestras preocupaciones, porque si las personas no están protegidas, la naturaleza tendrá, entonces, pocas oportunidades.

Para avanzar verdaderamente hacia el desarrollo sostenible debemos asumir nuestra responsabilidad local con enfoque global en la lucha que la humanidad esta encarando por preservar en el largo plazo los ciclos vitales de la vida de los que depende la existencia misma del ser humano sobre la tierra, debemos hacer un esfuerzo local con perspectiva global (Molinas 2008).

10 abr. 2015

AGRICULTURA Y CONSERVACIÓN EN EL PARAGUAY



LA AGRICULTURA Y LA CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES EN EL PARAGUAY

1.- ¿Cuál es el vínculo entre la seguridad alimentaria y el cuidado del suelo?:

Las realidades y proyecciones locales y globales muestran una eminente migración de las zonas rurales a las zonas urbana, así como la demanda de alimentos crece exponencialmente esta situación local y global nos obliga y nos compromete en un uso más intensivo y responsable de nuestros recursos naturales productivos aprovechados para la agricultura, la ganadería y el sector forestal. Entre estos recursos naturales productivos que conforman las unidades productivas de nuestros productores en el sector rural el SUELO es considerado en la agricultura el recurso natural productivo porque en ella los productores realizan sus labores para la producción de los cultivos de renta y autoconsumo (maíz, arroz, trigo, papa, mandioca, maní, poroto y otros).

Las tendencias nos señalan que para el 2050 el 70% de la población estarán concentradas en las zonas urbanas y el 30% estarán en las zonas rurales de allí podemos aseverar que el 30% de la población local y global que estarían en la zona rurales tendrán la presión y el compromiso de producir alimentos para el 30% de la población que vive y trabaja en el sector rural y además producir y alimentar al 70% de la población que estaría viviendo en las zonas urbanas, finalmente los productores estarían comprometidos y exigidos en producir el 100% de los alimentos que demandarían la población mundial.

En este contexto los Estados y sus productores de países como los nuestros (países Latino América) que aun poseen tierras con suelos disponibles, sean estos degradados, fértiles y potencialmente corregibles para la producción de alimentos y mitigar la denominada SEGURIDAD ALIMENTARIA local y global están desde Ya comprometidos en el uso cada vez más intensivo y racional del recurso natural SUELO, incorporando las denominadas buenas prácticas agrícolas en los modelos de producción y sistemas de producción para contribuir en asegurar la demanda local y mundial de la SEGURIDAD ALIMENTARIA.

2.- ¿Cómo ha sido la experiencia en Paraguay en el cuidado del suelo? ¿Cómo se ha impulsado la seguridad alimentaria?:

En relación a la experiencia en Paraguay en el cuidado del Suelo hasta los años 80 en nuestro país éramos aproximadamente no más de 3.500.000 Habitantes y el 97% de la población vivíamos en la Región Oriental del Paraguay que ocupa el 40% del territorio nacional, donde el 60% vivían en el sector rural y el 40% en las zonas urbanas del país, en este periodo la agricultura se realizaba sobre tierras con suelos provenientes de tierras con bosques nativos donde se habilitaban quemando los bosques y sembrando los cultivos sean estos de renta y autoconsumo sobre los denominados sobre suelos de rosados, esta condición llevo a impactos muy negativos que se cuantificaron  que desde 1990 al 2004 se deforestaron aproximadamente unos 8.000.000 Has de tierras con bosques nativos para uso agrícola y ganadero en la Región Oriental del Paraguay y además llegando a tasas anuales de deforestación alarmantes de hasta 400.000 Has por año de tierras con bosques nativos para uso agrícola y pecuario.

Estas tierras cuyos suelos eran utilizados para la agricultura y la ganadería desde los 80 hasta fines de los 80 principios de los 90 eran aprovechados directamente utilizando sus fertilidad natural sin prácticamente en sus sistemas de producción se incorporen alguna medidas, prácticas y obras de manejo y conservación de los SUELOS, a principios de los 90 y el 2000 los productores y el Estado paraguayo vinieron desarrollando investigación y transferencias de tecnologías orientadas al manejo y recuperación de la fertilidad de los suelos como la siembra directa, rotación de cultivos con abonos verdes, siembras a curva a nivel, barreras vivas, protección de bosques nativos y la plantación de árboles para la protección de acuses hídricos y nacientes de arroyos.

Estas buenas prácticas agrícolas para el uso y manejo sustentable de sus SUELOS desarrolladas especialmente por los productores en las unidades productivas del sector privado y acompañados por el Estado entre el 2000 y 2014 se vienen intensificando y mejorando sus aplicaciones en cada uno de los pequeños, medianos y grandes productores por la necesidad de recuperas, mantener y mejorar sustancialmente la producción y productividad sustentables del recurso productivo SUELOS y por consecuencia la rentabilidad económica de sus cultivos y así sus unidades productivas agrícolas en la Región Oriental del Paraguay.     

Esta situación ha permitido posicionar a los productores paraguayos como ejemplo a nivel mundial en la aplicación de la siembra directa en los cultivos tecnificados, es decir el 95% de las superficies de tierras destinadas actualmente a la producción de cultivos tecnificados se realizan incorporando en sus sistemas de producción la siembra directa, en tanto en la agricultura familiar campesina desde el 2000 hasta el 2014 se viene incorporando esta tecnología de siembra directa de manera más lenta pero con un crecimiento de aceptación y adopción sostenida viendo se muchas veces interrumpida por cambios de gobiernos y orientaciones políticas que ha venido sufriendo nuestro país en este proceso de transición democrática.

En cuanto a como se ha impulsado la Seguridad Alimentaria en el Paraguay todos y cada uno de los gobiernos que han pasado por el Paraguay desde 1989 hasta actualmente han tratado a los sectores de la producción agrícola como estructura bimodal de producción, donde están los pequeños y medianos productores denominados de la AGRICULTURA FAMILIAR que poseen unidades productivas de hasta 20 Has, con tecnología muy tradicional de producción y que prácticamente producen el 85% de la canasta básica familiar que consume diariamente todos los paraguayos como la SEGURIDAD ALIMENTARIA NACIONAL y los denominados de la AGRICULTURA EMPRESARIAL o tecnificada que poseen de más de 50 Has hasta a más de 1000 Has de sus unidades de producción que producen los denominados rubros de exportación como soja, maíz, trigo, arroz y otros que contribuyen en la SEGURIDAD ALIMENTARIA GLOBAL.

Cada uno de los Gobiernos desde 1989 hasta hoy 2014 ha venido invirtiendo recursos económicos y financieros para contribuir en la consolidación y el arraigo de los denominados como la AGRICULTURA FAMILIAR CAMPESINA, desde programas y proyectos con eslogan de SEGURIDAD ALIMENTARIA con éxitos más bien a corto y mediano plazo, porque no se puede desconocer que actualmente la migración desde el campo a los centros urbanos continua sin parar donde actualmente en el 2014 el 47% de la población se halla viviendo en el sector rural y el 53% de la población ya vive en sector urbano.

Esta situación planteada en el párrafo anterior es consecuencia a que todos los Gobiernos y la estructura del estado sean ellos el poder ejecutivo, legislativo y judicial no han podido solucionar en este proceso de transición democrática como que el 62 % de los pequeños productores de la Agricultura Familiar no tienen títulos sus tierras, actualmente el 87% de estos productores no reciben asistencia técnica integral, el 84% no accede al crédito formal para poder producir y desarrollarse y además 85% de las familias de Agricultura Familiar no termino la Educación Escolar Básica. Estos problemas estructurales y de fondo del Estado no resueltos en estos 20 años de proceso democrático de transición que es de hecho responsabilidad del Estado Paraguayo con sus tres poderes, contribuyen mucho al desarraigo del sector rural a los centros urbanos del país que el éxito de los programas y proyectos de denominación como SEGURIDAD ALIMENTARIA para la AGRICULTURA FAMILIAR en el Paraguay son muy limitados y sin poder resolver en definitiva el desarraigo rural en el Paraguay.

De hecho esta situación de desarraigo rural pone en riesgo la SEGURIDAD ALIMENTARIA de la AGRICULTURA FAMILIAR campesina en el Paraguay y además esta situación que se está acentuándose cada vez más en el país pone en peligro además de manera indirecta la SEGURIDAD ALIMENTARIA nacional porque está en ciertos periodos del año afectando la disponibilidad de alimentos para la población que vive y trabaja en los centros urbanos, no se llega a la falta total pero si a que la escases de la producción encarece los productos provenientes de la AGRICULTURA FAMILIAR  y desfavorece para aquellas familias de la clase media y baja de las áreas urbanos por no poder acceder a estos alimentos que conforman el 85% de la canasta básica familiar en el sector urbano.

FINALMENTE ES UNA ASIGNATURA PENDIENTE A RESOLVER EN EL PARAGUAY

3.- Sabemos que usted ha participado en el impulso de leyes ambientales en su país, ¿qué abordan estas leyes? ¿De qué forma se concretaron? ¿Quiénes son los beneficiarios?:

Desde 1991 he venido incursionando en la Políticas Públicas del Paraguay, desde 1992 un grupo de profesionales hemos trabajado para que en la Constitución Nacional de 1992 hasta hoy vigente, que se escribe y promulga luego de la caída del gobierno dictatorial en 1989, en esta nueva Constitucional Nacional se incorpora en el Paraguay por primera vez en su historia los temas de conservación y protección ambiental sobre la base del uso racional y sustentable de los recursos naturales productivos.

Incorporado como de interés nacional los temas ambientales en la Constitución Nacional – 1992 en un trabajo conjunto entre el Estado y el Sector privado hemos venido escribiendo, socializando y promulgando leyes que motivan el buen uso, previenen, promueven, prohíben y castigan el uso racional y no racional de los recursos naturales  productivos y afectan positiva y negativamente al medio ambiente. Leyes como la Evaluación de Impacto Ambiental, Protección y Uso adecuado de la Áreas Silvestre Protegidas, Uso racional de la Vida Silvestre, Pesca, Uso y Manejo Racional de los Recursos Forestales, Valoración y Retribución de los Servicios Ambientales, Que Castigan los Delitos Ecológicos etc., todas y cada una de estas leyes actualmente vigentes promulgadas desde 1992 hasta el 2000 prácticamente estaban vigentes pero su aplicación era muy limitada por no existir un institución y una Política Ambiental Nacional que promueva e impulse sus aplicaciones y  administraciones.

En el 2000 al 2008 la aplicación y administración de estos instrumentos de la Constitución Nacional sufren un golpe de timón por en el 2000 se crea por ley de la nación la Secretaria del Ambiente (SEAM) que es el equivalente de un Ministerio del ambiente y en el 2005 se aprueba ya con la Secretaria del Ambiente (SEAM) la Política Ambiental Nacional (PAN) en el Paraguay, esta política o ruta a seguir se sustentó en la Descentralización de la gestión ambiental hacia los Municipio y Gobernaciones del Paraguay, las Alianzas Estratégicas entre el sector público y privado para fortalecer la gestión ambiental y desarrollar la conciencia ambiental en el Paraguay y además el tercer eje de presentar los temas ambientales en forma pro-activa y pro-positiva.

Vigente y aplicando la Secretaria del Ambiente (SEAM) la Política Ambiental Nacional (PAN) permitió la aplicación y administración real de las leyes ambientales vigentes especialmente la leyes como la evaluación de impacto ambiental, la de delitos ecológicos, la de uso y manejo racional de los recursos forestales y la consolidación de la aplicación de la las leyes de pesca y áreas silvestres protegidas y en tanto leyes como valoración y retribución por los servicios ambientales y la ley que castiga los delitos ecológicos siguen siendo letras muertas su aplicaciones en forma concreta.

En el año 2005 se promulgo en el Marco de la Política Ambiental Nacional (PAN) la mal llamada ley de deforestación cero para la Región Oriental del Paraguay en el cual el estado por solicitud del Poder Ejecutivo promulga la Ley que prohíbe los desmontes para el cambio de uso de la tierra de tierras con bosques para uso agrícola y pecuario, además la ley prohíbe que se compre tierras con bosques para la reforma agraria, esto marco un verdadero hito en la política nacional productiva del Paraguay, pues para su aplicación se firmó un PACTO SOCIAL NACIONAL entre los productores dueños de los bosques que se comprometían de respetar la ley de hacer la producción agrícola y pecuaria en tierras sin hacer cambio de uso de la tierra de tierras con bosques nativos para uso agrícola y pecuario, el Estado se comprometió y promulgo un ley que respalda este acuerdo conocida comúnmente en el país como Ley de Deforestación Cero para la Región Oriental del Paraguay y las ONGs ambientalistas firmaron el Pacto Social que fueron ellos los promovieron que estaría valorando y remunerando estos bosque nativos remantes con pagos internacionales por los denominados bonos de carbono.

Esta ley a 10 años logro un gran éxito parcial, pues en los años 2003 a 2004 según la FAO la tasa de desforestación de la Región Oriental era de 130.000 Has, promulgado la Ley de Deforestación Cero el 2005 la tasa de deforestación anual llego a tan solo 5.000 Has para el año en el 2006 y 2007, donde se acabaron la quema de los bosque nativos de parte de los productores, que como consecuencia el país y el gobierno en particular fueron premiados por la WWF internacional por esta iniciativa exitosa como líderes del planeta tierra, es decir el estado paraguayo cumplió el pacto social con la ley y su aplicación irrestricta, así también los productores y madereros por respetar la ley, pero las ONGs que promovieron el pacto social en el cual se comprometían en valorar y remunerar esto bosques nativos a nivel internacional con los bonos de carbonos que yo sepa hasta hoy no tengo un solo caso que estos productores que firmaron este pacto social hayan sus bosques nativos sido beneficiarios por el pago de los famosos bonos de carbono.

SI HAY ACUERDO ENTRE LAS POLITICAS PUBLICAS CON REGLAS CLARAS LAS ACCIONES DE LOS PRIVADOS AVANZAN MUCHO MÁS RAPIDO HACIA UN DESARROLLA SOSTENIBLE MIENTRAS SE TRABAJE POR SEPARADO LAS POLITICAS AVANZAN MUCHO MÁS LENTAMENTE

                   
ING. AGR. (M.Sc.) ALFREDO SILVIO MOLINAS
                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Anuncio Ing. Alfredo Molinas